Los 9 mejores champagnes del mundo de 2021

Sin importar de qué lugar del mundo se provenga, existe una tradición ineludible, que la humanidad comparte: brindar con los mejores champagnes del mundo.

Nacimientos, bodas, cumpleaños, reuniones o graduaciones. La champaña está en todo momento y es imprescindible saber elegir la mejor.

Es una bebida fermentada proveniente de Francia obtenida del mosto de uva y de gas añadido debido al anhídrido carbónico.

Los 9 mejores champagnes del mundo

El champagne propiamente dicho proviene de una región francesa con su mismo nombre y que fuera de ella, solo se puede considerar vino espumante.

Sin embargo, por la popularidad del nombre y la asociación se incluirán en este listado premium algunos vinos espumantes de lujo, indicando cuáles son verdaderos champagne y cuáles son vinos:

1. Champagne Moet & Chandon Brut

Es un champagne clásico creado a partir de más de 100 vinos. Dentro de su composición se encuentra Pinot Noir variando de 30 a 40%, Pinot Meunier comprendido desde 30 hasta 40% y Chardonnay que va de 20 a 30%.

En la copa este champagne se presenta con un color amarillo claro con tono ligeramente verdoso, de burbuja fina, notable incluso desde la distancia, que navega en la copa con facilidad en la copa.

Es una bebida ligeramente densa, que su presencia es fuerte al recorrer la boca y bajar.

El sabor cítrico de la manzana verde es equilibrado con la frescura de flores blancas, otras notas de cereales y nueces frescas, y la dulzura agregada de frutas como pera y melocotón.

La nariz la llena de intensos olores cítricos, mucha presencia florar que invita a la frescura de un trago largo y único.

Si se busca como acompañante, quizá su sabor sea demasiado fuerte y domine por encima de los aperitivos o comida a degustar. Se recomienda limpiar el paladar con agua luego de cada sorbo.

2. Champagne Bollinger Special Cuvée

Es un champagne de prestigio cuya base es la Pinot Noir en un 60%, pero el secreto de su éxito no se basa únicamente en dicha uva, sino en los distintos añejados de la misma.

Las otras uvas presentes vienen en las siguientes proporciones Chardonnay 25 % y Meunier 15 %. Busca ser seductor en todos los aspectos.

Desde la botella de tono verdoso que se impone gracias a su simpleza, pasando por el color amarillo pajizo. Las burbujas de esta bebida son tan finas que apenas se sienten, volviendo el trago amigable.

Es un excelente champagne para iniciar a los desconocidos en el mundo de esta bebida fermentada.

Llegada al olfato de frutas maduras y especias presenta notas de manzana asada, compota y melocotón. El sabor es ligero y fino, con notas de nueces y pera. Un perfecto acompañante para ensaladas robustas y pescados.

Como contra, para las personas que busquen mucha más presencia, este champagne puede no cumplir las expectativas ya que su función principal es ser un acompañante y no captar la atención.

3. Moët & Chandon Rosé Impérial

Es un champagne clásico dentro de la variación de los rosados. Dentro de su composición destacan las variedades Pinot Noir, Pinot Meunier y un ligero toque de Chardonnay.

En la copa este champagne se presenta con un color entre amarillento y naranja, de burbuja fina, notable desde cerca, pero imperceptible desde lejos que navega en la copa con ligereza. Eso indica que es un champagne fresco, que acariciará la garganta.

Sin embargo, la realidad está lejos de eso. Es una bebida densa, casi al punto de ser masticable, por lo que su presencia es fuerte y marcada al recorrer la boca y bajar. Presenta sabores a frutos rojos, melocotón y menta, que equilibra la frescura general.

A la nariz la llena de intensos olores. Los frutos rojos como la fresa y la frambuesa se perciben primero, acompañados de toques florales; el olor a rosas destaca y finalmente una leve presencia picante que puede deberse a la pimienta.

Si se busca un champagne rosa por la ligereza, este no cumple las expectativas. Es intenso y con carácter de principio a fin.

4. Champagne Pommery Royal

De esta casa nace el concepto “brut” un champagne sin azúcar, perfecto para personas que lo tienen contraindicado, es fabricado con uvas de 40 viñedos distintos y una trascendencia de 200 años.

A la vista se muestra de un amarillo pálido con tonos verdosos envolventes que le brindan sensación de elegancia en la copa.

En la nariz, este vino demuestra alegría y vivacidad, con notas florales muy frescas, algunos dejes cítricos y toques a bayas del bosque.

Todo pensado para que cuando, finalmente, llegue a la boca, la sensación pueda estallar bajo la presencia de las mismas bayas.

Su acabado es impecable sin ser fuerte, con la misma sutileza que aborda las pupilas, se dispersa el sabor.

El jugueteo de los finos gases en la garganta es refrescante y divertido, creando la sensación de querer otra copa. Esto podría considerarse como una desventaja para las personas que no disfrutan de lo gasificado.

5. Austria Gold

No todo lo que brilla es oro, pero este vino espumoso está cerca de serlo. Elaborado por el método champenoise, cumple con todas las expectativas de un buen champagne y aunque teóricamente no lo es, puede pasar como uno en cualquier reunión.

El empacado de este vino en forma de lingote llama la atención a penas verlo, pero no es lo mejor.

Dentro de la botella flotan 23 quilates de pequeños trozos de papel de oro, volviéndola un espectáculo mezclado con el color amarillo apenas perceptible pero resaltado con toda la ornamentación.

Su olor no es intenso, de notas frutales suaves y levadura de panadería. En boca es suave, fácil de beber, de poca acidez, con ligeras notas afrutadas de las uvas y manzana verde al final.

Como contra puede resultar demasiado simple para algunas personas.

6. Piper Heidsieck Champagne Cuvée Brut

De una de las casa más prestigiosas de toda Francia, con 234 años de trayectoria y libre de azúcar. Se distingue por la variedad de uvas Pinot Noir, siendo más de 100 selecciones de la región y un periodo de maduración de 24 meses.

Su color es un dorado pálido, muy brillante. Predomina en el gusto el sabor frutal; bayas, uva, manzana, melocotón y cierto toque a levaduras, equilibrado con notas cítricas. En el paladar, además de esos sabores, el gasificado es intenso.

Las burbujas estallan incluso al bajar por la garganta debido a su concentración, aunque es importante resaltar que nunca lastima porque son burbujas finas, en la nariz se puede sentir la frescura de la gasificación, toques de mantequilla, frutos secos y nueces tostadas.

La desventaja de este champagne radica en el precio, que está por encima de sus competidores sin ofrecer un plus que lo justifique.

7. Champagne Taittinger Brutt

Una mezcla de más de 35 viñedos diferentes y añadas de las tres variedades clásicas de uvas, pero cambiando su fórmula para hacer protagonista Chardonnay con un porcentaje comprendido entre 40 a 45%.

Su estilo reforma lo clásico para ofrecer un nuevo sabor predominante al consumidor.

Su color es amarillo pálido, brillante y de burbuja fina. Una cosa que se puede adivinar incluso antes de servirla, con el descorche. En la nariz se presenta equilibrado entre la presencia frutal y el toque de brioche.

En la boca se puede captar un exquisito sabor a miel que endulza el paso de las frutas por las papilas gustativas. Todo esto sin contener el mínimo de azúcar añadido.

La única desventaja de este producto, sencillo pero redondo, es el largo del trago. Quizá demasiado largo para ser de ese tipo.

8. G.H. Mumm Cordon Rouge Champagne

Al pensar en esta bebida, inmediatamente se asocia con lujo y placer. Un descorche únicamente para los más afortunados paladares.

Esta bebida tiene a todo lo que hace a un champagne digno. Gran presencia gasificada que se hace sentir desde el momento del descorche, hasta que baja por la garganta.

Es elaborado bajo la mezcla de 77 vinos de diferentes huertos, de añejado y calidad variada. Eso es lo que lo vuelve tan sublime.

Tiene una composición de 5% de pinot noir para estructurar el vino, un 25% de pinot meunier para las notas más afrutadas y un 30% de chardonnay. Es de color amarillento dorado. Sus notas cítricas y lácteas recuerdan a un postre de limón.

En boca las notas cítricas son muy presentes y equilibradas gracias al carbónico, que en una buena mezcolanza acaricia la garganta. Solo el carbónico podría contar como desventaja y eso sería desestimar este champagne.

9. Veuve Clicquot Champange

Uno de los más sublimes entre los sublimes. Elaborado a base de una mezcla de aproximadamente 50 vinos distintos, con uvas y añejado variado, aunque en su mayoría clasificados como “Grands Cru”, vinos blancos ultra premium.

Su calidad radica porque al vino del año se le añade entre un 25% y un 35% de vinos de reserva.

A la vista y desde el primer descorcho se muestra amarillo, con destellos dorados y pequeñas burbujas. En la nariz se presentan frutas y brioche, notas tostadas de nueces y vainilla.

En boca tiene la presencia de un buen champagne, debido al carbónico y un intenso sabor frutal.

Si lo que se busca de este champagne es que sea suave, y no un protagonista excepcional, entonces representa una gran desventaja. Hay que considerarlo a la hora de acompañar comidas. Buscar algo que combine con este champagne, y no al revés.

Recomendaciones

Lo más importante al momento de querer comprar una champaña es verificar que tenga el nombre Champagne escrito en su etiqueta. Esto se debe a que muchos vinos espumantes atentan a diseñar sus botellas y empaques de forma que casi parezcan una.

Esto no quiere decir que estos vinos sean mejores, o peores, solo que no entran a la clase champagne por no provenir de Champagne, Francia.

De igual forma, es cuestión de gustos si optar por un champagne debido a que las uvas de esa zona no son iguales a otras en el mundo, u optar por un vino champanizado, cuyo sabor varía pero mantiene la misma sensación en boca y garganta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *